Aprender sólo es posible si el alma está serena

By 17 junio, 2015Neurotips, Noticias

Esta afirmación implica que para aprender en el aula es preciso dejar atrás los miedos, iras, frustraciones, para abrir la mente a lo novedoso. El trabajo intelectual que motiva y estimula al niño puede ser un bálsamo para los dolores del alma, porque desvía la atención llevándola a un plano objetivo; sin embargo, para que ello ocurra es preciso previamente haber atenuado el dolor y la ansiedad; haber recibido consuelo, que mengua los recuerdos dolorosos, amplificando los aspectos positivos de la experiencia. Todo ello es mediado por una asombrosa hormona liberada activamente por la presencia que consuela, conforta y cobija. Una palabra de consuelo, un gesto de afecto, una actitud de interés y de cálida comprensión, no sólo permiten alejar el dolor, sino que también promueven en el niño fenómenos biológicos favorecedores de una óptima conectividad sináptica, facilitando sólidos aprendizajes.

Lo invitamos a participar el nuevo curso dictado por la Dra. Amanda Céspedes donde se hablará sobre el bienestar del escolar y del profesor, y como ésta sincronía favorece los aprendizajes.

Inscríbase aquí.